02 febrero 2007

Historias dedicadas

Los libros de segunda mano tienen algo especial. Es como si, además de la historia que hay escrita en ellos, llevaran con letras invisibles también las historias de las que han sido parte. Uno de los libros a los que tengo más cariño es uno que me tocó en una rifa benéfica, Chicas, ¿fundamos un club?, y aunque a veces me he planteado dejar que siga cambiando de manos, me veo incapaz de desprenderme de él. Pero no es de ese libro del que quiero hablar ahora.

La última vez que estuve en París no se me olvidó hacerme con una copia de El Principito (en francés, por supuesto, que si no no tiene gracia). De hecho, obligué al pobre David, mi compañero de viaje y a quien estaba empezando a conocer esos días, a patearse una larga calle en busca de librerías. La verdad es que fue una búsqueda curiosa: al entrar en una de ellas, le preguntamos al dueño si tenía El Principito.
-¿En francés? -nos preguntó.
-Sí.
-Entonces no.
- ¬¬U ...
Aún hoy me pregunto en qué idiomas tendría el libro.

La cosa es que al final llegamos a Gibert Jeune, en la Place Saint-Michel, donde hay todo un universo de libros de todos los tipos, edades y propósitos. Y allí encontré un par de Principitos de segunda mano, esperando que me los llevara. Uno es para mí, claro, y el otro es para una persona que valora mucho las letras, independientemente del idioma que las haya colocado ;)

La otra noche, intentando descifrar la biografía de Antoine de Saint-Exupéry y la dedicatoria que aparecían en mi librito, a pesar de lo poco que sé de francés (hace años le dediqué 3 días a aprender las cuatro cosas básicas), me llamó mucho la atención esta última:

À Léon Werth.El Principito
Je demande pardon aux enfants d'avoir dédié ce livre à une grande personne. J'ai une excuse sérieuse: cette grande personne est le meilleur ami que j'ai au monde. J'ai une autre excuse: cette grande personne peut tout comprendre, même les livres pour enfants. J'ai une troisième excuse: cette grande personne habite la France où elle a faim et froid. Elle a bien besoin d'être consolée. Si toutes ces excuses ne suffisent pas, je veux bien dédier ce livre à l'enfant qu'a été autrefois cette grande personne. Toutes les grandes personnes ont d'abord été des enfants. (Mais peu d'entre elles s'en souviennent). Je corrige donc ma dédicace:
À Léon Werth
quand il était petit garçon.

No sé si tienes tan poca idea de francés como yo, o si lo controlas totalmente. Pero por si acaso te diré que aquí el autor pide perdón a los niños por dedicarle el libro a Léon Werth, una persona mayor, aunque lo hace por tres razones:
1.- es el mejor amigo que tiene en el mundo
2.- su amigo Léon puede comprenderlo todo, incluidos los cuentos para niños
3.- Léon está en Francia, donde pasa hambre y frío (estamos en plena Segunda Guerra Mundial), y necesita a alguien que le consuele.
Para solucionar el problema, Saint-Exupéry le dedica el libro al niño que fue su amigo Léon, porque todas las personas mayores fueron niños alguna vez.

¿No te parece la mejor dedicatoria que has leído jamás?

4 comentarios:

saricchiella dijo...

Desde luego, es la mejor que he leído hasta ahora :)

¡Niños, cuidado con los baobabs!

:******!! ^_^

Oso dijo...

Mereció la pena, sólo por ver la cara que se te quedó cuando te preguntó si en francés, estuvo bien. Era para haberle dicho: "no lo quiero en kazajistaní que me han dicho que es una traducción muy buena".

Saludetes ;)

forfy dijo...

Es una dedicatoria genial. Es posiblemente la mejor dedicatoria que yo haya leido también, junto a la mejor biografía de un autor: la de Terry Pratchett. Me se de una que se esta empezando a interesar en el Mundodisco (tanto Harry, tanto Harry...)

estrella dijo...

Me alegro de que os haya gustado tanto como a mí :)

Saricchiella: Después de leer el libro entero, he visto que no desmerece para nada a la dedicatoria :D Estoy deseando saber más sobre el Principito y su amada flor. ¡¡Mil gracias!! :*********

Oso: Uno nunca sabe en qué idioma puede estar un libro que ha sido traducido a tantos... quizá el hombre sólo quería asegurarse de que no preguntábamos por el Principito en algún idioma al que no hubiera sido traducido!
Muchas gracias por pasarte por aquí :D A ver si un día dedico unos minutos a dejarte un comentario en tu blog, que aunque lo suelo leer nunca te dejo nada escrito.

Forfy: Coincido contigo: nunca he leído una biografía como la de Terry Pratchett XD XD Me pregunto quién la escribiría... De momento, espero ansiosa nuevas noticias de ese curioso mundo hindú ;) aunque todavía tengo pendiente algo que tengo muchas ganas de leer para poder celebrar en condiciones el día de la toalla. (Oye! no te metas con Harry! :P)