10 diciembre 2007

enumeraciones

Hace mucho tiempo que no escribo, y eso que tengo varias cosas en mente, pero las que tengo entre manos no me dejan. Hoy no he podido resistir publicar algo que acabo de leer, haciendo un pequeño inciso extra en el Ciclo de Lecturas de prestado que aún tengo que terminar (qué vergüenza!).

Adso, el narrador del que se vale Umberto Eco en El nombre de la rosa, dice en cierto momento que "nada hay más maravilloso que la enumeración, instrumento privilegiado para componer las más perfectas hipotiposis". Y ocasión no le falta para demostrar que realmente le gustan, como la increíble enumeración que te dejo aquí. ¿Eres capaz de encontrar la palabra que se repite? ;)





Salvatore vagó por el mundo, mendigando, sisando, fingiéndose enfermo, sirviendo cada tanto a algún señor, para volver después al bosque y el camino real. Por el relato que me hizo, lo imaginé unido a aquellas bandas de vagabundos que luego, en los años que siguieron, vería pulular cada vez más por toda Europa: falsos monjes, charlatanes, tramposos, truhanes, perdularios y harapientos, leprosos y tullidos, caminantes, vagabundos, cantores ambulantes, clérigos apátridas, estudiantes que iban de un sitio a otro, tahúres, malabaristas, mercenarios inválidos, judíos errantes, antiguos cautivos de los infieles que vagaban con la mente perturbada, locos, desterrados, malhechores con las orejas cortadas, sodomitas, y, mezclados con ellos, artesanos ambulantes, tejedores, caldereros, silleros, afiladores, empajadores, albañiles, junto con pícaros de toda calaña, tahúres, bribones, pillos, granujas, bellacos, tunantes, faramalleros, saltimbanquis, trotamundos, buscones, y canónigos y curas somoníacos y prevaricadores, y gente que ya sólo vivía de la inocencia ajena, falsificadores de bulas y sellos papales de indulgencias, falsos paralíticos que se echaban a la puerta de las iglesias, tránsfugas de los conventos, vendedores de reliquias, perdonadores, adivinos y quiromantes, nigromantes, curanderos, falsos medicantes, y fornicadores de toda calaña, corruptores de monjas y muchachas por el engaño o la violencia, falsos hidrópicos, epilépticos fingidos, seudohemorróidicos, simuladores de la gota, falsos llagados, e incluso falsos dementes, melancólicos ficticios. Algunos se aplicaban emplastos en el cuerpo para fingir llagas incurables, otros se llenaban la boca con una sustancia del color de la sangre para simular esputos de tuberculoso, y había pícaros que simulaban la invalidez de alguno de sus miembros, que llevaban bastones sin necesitarios, que imitaban ataques de epilepsia, que se fingían sarnosos, con falsos bubones, con tumores simulados, llenos de vendas, pintados con tintura de azafrán, con hierros en las manos y vendajes en la cabeza, colándose hediondos en las iglesias y dejándose caer de golpe en las plazas, escupiendo baba y con los ojos en blanco, echando por la nariz una sangre hecha con zumo de moras y bermellón, para robar comida o dinero a las gentes atemorizadas que recordaban la invitación de los santos padres a la limosna: comparte tu pan con el hambriento, ofrece tu casa al que no tiene techo, visitemos a Cristo, recibamos a Cristo, vistamos a Cristo, porque así como el agua purga al fuego, la limosna purga nuestros pecados. También después de la época a la que me estoy refiriendo he visto y sigo viendo, a lo largo del Danubio, muchos de aquellos charlatanes, que, como los demonios, tenían sus propios nombres y sus propias subdivisiones: biantes, affratres, falsibordones, affarfantes, acapones, alacrimantes, asciones, acadentes, mutuatores, cagnabaldi, atrementes, admiracti, acconi, apezentes, affarinati, spectini, iucchi, falpatores, confitentes, compatrizantes.



El nombre de la rosa. Umberto Eco.

3 comentarios:

Makken Skeyes dijo...

Diox,qué mareo con tanta enumeración... Me hacen los ojos chiribitas...

saricchiella dijo...

pero qué asquito, querida... :S seudohemorróidicos?? quién iba a querer ser eso??
y bueno, ya les gustaría a los directores de películas de zombies tener esa maña para fingir infecciones y enfermedades varias... lo de la sangre lo podíamos estudiar por si halloween xD qué es el bermellón? creía que sólo era un color.

:*********!!

pd.- la he encontrado!! :D me ha costado, pero ahí estaban las gemelitas, con su acento igual y todo xD

estrella dijo...

Makken: Cuando la estaba leyendo no me lo podía creer, y lo que me pregunto es cuánto tiempo habrá tardado este hombre en hacer la lista completa!!

Saricchiella: pues no sé qué es peor, ser pseudohemorroídicos o simuladores de gota... ¿Has encontrado la palabra entonces? :D Ya te daré un premio ;)