25 marzo 2008

Falsas torrijas

Acabo la temporada culinaria Semana Santa 2008 con el Día Oficial de la Torrija. Los habituales del laboratorio acordamos traer el primer día de trabajo unas torrijas, aun a riesgo de venir entorrijados de toda la semana, y aunque ha quedado un poco maltrecho por culpa de una reunión aplazada, todos (o casi) hemos acudido a la cita con nuestras torrijas.

Como ya dije en un comentario, a puntito he estado de no traer, y es que todavía quedaban unas torrijas rezagadas en mi casa que ya nadie se atreve a comer por miedo a explotar, y que yo no podía aprovechar astutamente para la ocasión porque no están en su mejor momento (tienen una pinta un tanto chuchurría). Tenía miedo de que, al hacer nuevas torrijas, cayeran sobre mí malas miradas. La suerte fue que encontré una receta de torrijas de régimen, y decidí hacerlas porque parecían más rápidas de preparar (falso) y bastante diferentes (verdadero). Eso sí, cambiando la receta porque no tenía esos ingredientes, y a las 23:00 no podía ir a comprarlos. Así es como yo las he hecho:


Ingredientes (para 1 falsa torrija):

  • 1 chorreón de leche condensada

  • 1/4 chorreón de leche

  • un poquito de canela molida

  • 1/2 rebanada de pan de molde

  • 3 gotas de aceite

Preparación:

Se mezclan bien la leche condensada, la leche normal y la canela, para que quede espesa pero absorbible. Se moja bien el pan en ella y se deja escurrir un poquito en un plato (la cosa es que esté impregnado pero no suelte leche en la sartén). En la sartén se huntan las gotillas de aceite y, cuando esté más o menos caliente, se pone la rebanada a freír, así sin más. Si lleva mucha leche, la soltará y quedará pegada a la sartén (adiós sartén antiadherente), pero por otro lado ese quemadillo que quede en la falsa torrija será lo que esté más rico. En fin, tostar al gusto, y servir con un poquito de canela, o azúcar glass, o vainillado, o lo que se prefiera.


Eso es todo. Esta vez no tengo fotos pero casi mejor así, porque en la foto de Falsarius Chef están muy apetecibles y no quiero quedar en ridículo. Sólo decir que las mías no sabían a torrija ni parecían torrijas, pero estaban riquisitas :)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

De nuevo el mayor curinario del mundo y parte de cataluña.
Lo siento pero tengo que criticar tu trabajo, espero que aprendas de mis críticas:
"¡Torrijas de Dietas!"
Son palabras que no van de la mano, gente como tu y Don Simón (que han sacado la sangría sin alcohol) son los que hacéis que el mundo vaya en decadencia.
Lo único que te ha salvado es ver los ingredientes. Porque todo lo que vaya con leche condensada no es dieta. Por muy poco que lleve en la receta, la leche condensada tiene una forma de uso universal.
Se abre, da igual el tamaño del bote, y una vez abierto uno se cerciora (varias veces) si está buena o no. Lo está, claro. Utilizas la cantidad necesaria para la receta y de seguido, se le da otro par de chupetones al bote, por si se ha cortado la leche o se ha puesto mala durante ese tiempo (también se puede recurrir al siempre salvador cacho de pan para extenderla, aunque se de gente que la cuchara es su fiel compañera). Como sigue estando buena y nunca nunca, un bote de leche condensada se aleja del cocinero mucho más de lo que alcanza a llegar su brazo, el cuperreteo es continuo (¿Asqueroso? venga si lo hacemos todos).
Finalmente sólo puedo decir que... FELICIDADES SARA y si hoy tenéis el día de la torrija finalmente, que sea un añadido a tu cumple.
A la propietaria de este blogs, sólo decirla que por la intención y cariño que pone en cada receta, merece la pena dejarle un comentario, ya que nunca llegarán a mi paladar esas delicias.
.
.
.
¿O quizá si...?

estrella dijo...

Estas delicias no llegarán porque dudo que se repitan alguna vez...
Bueno, si hay que pasar por el proceso de la leche condensada, igual sí ;)
¡Besitos!

Leti dijo...

Hola!
Estoy de acuerdo con 'anonimo' y es q quien se inventa eso de torrijas de dietas, a no ser q la leche condensada sea light...(jaja).
Veo q estas muy repostera últimamente. Yo tengo la receta (de la cual soy especialista, y no es p nada pero m salen de maravilla :D ) del bizcocho de yogur, y si la quieres te la paso. Aunq lo siento, pero no es apto para dietas, sobre todo si lo acompañas en una merienda con chocolate caliente. Tambien tengo el maravilloso libro con la receta de las galletas.
Un beso guapa!

estrella dijo...

¡Oh! ¡Qué alegría verte por aquí! :D

El bizcocho de yogur ya lo hice un poco antes de Semana Santa, pero la receta de las galletas es bienvenida porque no la apunté (qué tonta soy) y estoy decidida a hacer galletas redondas algún día :)

¡Un besazo!

Blaudemar dijo...

Umm, estoy con los demás. Dieta, aquello que se dice "dieta", no sé yo. Es como eso que el chocolate negro no engorda... sólo suma calorías que, dado el caso, es lo mismo.
Os he mandado un mail, a ver si podéis ayudar con el desastre que me he montado en mi blog.
Gracias mil.

estrella dijo...

Según el autor de las torrijas de régimen, se llaman así porque obligatoriamente tienes que hacer régimen después de comerlas ;) No olvidemos que es cocina para impostores!

Blaudemar, no te preocupes, que tu blog va a quedar rebonito :) ¡Y gracias por pasarte por aquí!