30 julio 2008

La tarta del amor

Me fui al campa sin dejar constancia de algo muy importante, que seguro que tienes muchas ganas de saber: el 10 de julio mi amorcito y yo celebramos nuestro segundo aniversario. Menos mal que ya lo he dicho.


Aprovechando estos días que tengo entre campa y playa, voy a dejar aquí la receta de la tarta del amor que hice para tal ocasión. Mejor todavía, dejaré el enlace a la página donde encontré la receta, que ya está bastante bien explicado ahí, pero no sin antes avisarte de algo: LA MASA NECESITA LEVADURA. Ahí no lo pone pero hay que añadirlo: en proporción a la harina que indica la receta se necesita como medio sobre.

Receta del bizcocho mimosa de La olla suiza.


bizcocho mimosa

Y ésta fue mi versión (le faltan las dos velitas):


tarta del amor

El bizcochito se las traía, y tuve que hacerlo en dos noches acostándome tardísimo, pero valió la pena porque nadie se quejó del sabor ni de lo duro que estaba (que ya me ha pasado otras veces: mis críticos son muy sinceros :S). Lo que más me costó: encontrar un molde con forma de corazón. ¡Benditos chinos...!

14 julio 2008

Campamentos

Seguro que en tu vida has visto alguna peli de campamentos. Yo recuerdo especialmente Campameto Cucamonga porque salían niños conocidos de series de televisión. Ahora veo que también aparecía Jennifer Aniston (!).




En este tipo de películas, los chicos se lo pasan genial, aprenden grandes cosas sobre la amistad, y de paso amargan la vida a los monitores, que generalmente son unos pedorros y ridículos.

De pequeña yo era extremadamente tímida y nunca me atreví a ir a uno. Como ya me estoy abriendo al mundo, a partir de mañana voy a estar una quincena en el campamento Enredados. Exacto: seré pedorra y ridícula y en pago me amargarán la vida.

08 julio 2008

Independencia (2)

No es que me haya dado un colapso nervioso después de la truculenta entrada anterior, pero he estado muy ocupada en casa además de fuera de ella, con lo que he tenido que olvidarme un poco del blog. La razón es que, ya que mi abuela ahora vive con nosotros, hemos tenido que reorganizar las habitaciones y eso significa pintar paredes, desmontar y montar muebles, y colocar todas las cosas en lugares diferentes a donde estaban antes.

Así pues, a mis 25 años he dejado de tener habitación propia y ahora duermo en litera. Miro con envidia a amigos que se están yendo de casa en estos meses, pero luego pienso que van a tener que compartir cajones igual que yo... Quien no se consuela es porque no quiere :P

De todas formas, en mi otro frente abierto hacia la independencia estoy avanzando bastante: me estoy asegurando unos cuantos años más de permanencia, con más horas al día que pasar allí, a partir de octubre me van a pagar más, y para celebrarlo me han invitado el jueves a una reunión un tanto rollazo en la que habrá comida y cafés gratis. ¡Yuju!